La lactancia y mis hijos

PH DSC_5537

Aprovechando que estamos en la semana internacional de la lactancia materna me apetecía escribir sobre mi experiencia.

Cuando nació Pablo no sabía bien que tipo de madre sería, no había leído mucho ni me cuestionaba cómo de fácil o difícil resultaría todo.

Processed with VSCOcam with f2 preset

Le dí el pecho desde el primer día con mucha facilidad y descubrí que era buena criando, después de un largo y muy duro parto que terminó en cesárea, de pasarme 7 días ingresada por múltiples complicaciones, la lactancia era lo único que estaba bien, me reconcilié con mi cuerpo y superé una cesárea traumática gracias a la lactancia.

Gracias a ella llegó el colecho, si alimentas a tu bebé 4, 5, 6 veces a lo largo de la noche acabas dándote cuenta de que lo más sencillo es tenerlo cerca, optimizando al máximo las pocas horas de sueño seguidas que se tienen.

Llegaron a mí libros como “Un regalo para toda la vida” de Carlos Gonzalez y empecé a leer artículos relacionados, me metí en páginas y foros sobre crianza natural y me sentía orgullosa de mi misma.

Tomé la decisión de que Pablo mamaría hasta que él mismo quisiera dejarlo y sería un destete natural y respetuoso. Así fue, dejo de mamar cuando yo estaba embarazada de unos 4 meses de Jaime.

IMG_20150805_002249

Con Jaime todo fue igual de bien, otra cesárea me separó de él unas cuantas horas y esta vez deje muy claro que no quería biberones en mi ausencia, respetaron mi decisión y mamó felizmente 6 horas después de nacer. Y lo cogió con ganas porque el destete llegaría 3 años y medio después; un día, muy serio, Morris me miró y me dijo: “mamá, mamar es de bebés, yo ya no quiero más” así tal cual, y nunca más. Reconozco que lloré porque yo no quería destetarle tan pronto.

IMG_20150804_173640 - copia

Casilda llegó a los pocos meses, había leído cosas sobre la lactancia con niños adoptados y reconozco que el tema me hacía mucha ilusión, decidí no prepararme de ninguna manera, no sabíamos si sería bebé o un niño mayor.

Cuando nos asignaron una bebita de 4 meses pensé que quizá si sería posible amamantarle. El día que nos llevamos a Casilda al hotel me la puse al pecho y mamó.

Creo que la lactancia tiene algo de mágico, que hay que dejar que fluya sin más y confiar en nuestro cuerpo. Eso hice yo y resultó una experiencia preciosa!!

Mi chiquitina mamó unos cuantos días, pero me mordía y de la misma forma natural lo dejamos. 

Y con Mateo estoy encantada. Otra cesárea. Pero esta vez busqué la forma de hacerlo lo mejor posible, encontré un hospital donde realizaran cesáreas humanizadas y lo encontré, el 12 de octubre. Carlos me acompañó en todo momento (menuda diferencia) y por fin era la primera en abrazar a mi hijo, la lactancia comenzó a los pocos minutos de respirar, como tendría que ser siempre. Lo recuerdo y aún se me saltan las lágrimas.

Y qué más contaros, que Mateo mama a todas horas y que sé que él es feliz, pero yo más.

La lactancia es mágica, sanadora, alimenta el cuerpo y el alma. Para mí un regalo que me han hecho mis cuatros hijos. Gracias!!!!

Teresa

/ / / /

10 comments

  1. Madre mía Teresa que maravilla de artículo. Se me saltan las lágrimas!
    Pues siento lo mismo que tu. Que la lactancia es mágica y sanadora.
    Para mi ha sanado no sólo lo físico sino mi historia personal. Me ha encantado tu artículo

  2. Pablo- aprox 700días
    Jaime – aprox 1300días
    Casilda – “unos días”
    Mateo – 529 días y contando

    Más de 2500 días de lactancia materna! Enhorabuena!

    Un beso!

  3. Que bonita entrada Teresa, me ha encantafo saber como lo hiciste con tus cuatro amores, yo también les he dado a los dos desde el principio, la verdad que tuve suerte ennlos partos y me los pusieron nada más nacer, bueno a Camila un poco más tarde que a Lucas, pero con los dos sentí la lactancia algo precioso, íntimo y único, sólo nuestro, con Camila hice colecho, con Lucas no, porque ella una vez se me cayó de la cama y me dije que no me iba a volver a pasar.
    Las dos lactancias han sido diferentes pero especiales. Gracias por compartir
    Besos
    Elisa

  4. Me alegra leer tan buenaa experiencias…las mías han sido malísimas, pechos flojos y bebés que pierden peso y lloran con hambre, sentir que no funciono, por contra partos maravillosos fáciles y de libro, en este caso pensar en ellos es lo que a mi me reconcilia con mi cuerpo, porque no poder criar es frustrante pero ya no me hago más sangre, mis niños están sanos y si hay un tercero espero tener la sangre fría para decidir lo mejor para ellos y no hacérselo pasar mal por conseguir algo que en mi caso no ha podido ser, porque si lo analizo, alimentar a mis hijos con bibe también ha sido muy especial y esa es nuestra historia, ni mejor ni peor, solo la nuestra. Gracias por compartir la vuestra! Me encanta vuestra familia!

    1. hola Cristina, gracias por tu comentario. Como dices cada bebe es diferente y no hay que compararse cada experiencia tiene su propia magia. Si llegara otro embarazo yo te animaría a volver a intentarlo. Un beso y muchas gracias!!!!

  5. Me ha encantado tus historias, precioso y digno de admiración…. Mi experiencia no ha sido nada mágica ni bonita, pero aun sigo 16 meses ya. En mi caso una sobreproducción de leche hace q todo se complicara. De bebe se atragantaba y vomitaba constantemente sin saber el porque…. Decían reflujo, después supe q era por esto… Después mas mayorcito q no mama constantemente me la pasaba con los pechos inchadisimos y sacándome leche constantemente, cosa bastante incomoda por cierto…. Ahora con 16 meses cada vez peor porq nunca fue muy demandante y solo quiere teti, para dormir…. Así q cuando llevo 4,5 horas tengo q sacarme leche…. Lo que significa no poder ir a ningún lado más de esas horas porq estoy muy molesta… Por suerte aun mama de noche mucho, cada dos tres horas…. Cuando deje de hacerlo tendré q pensar en quitárselo de golpe, cosa q no quiero pero no puedo aguantar ese ritmo tb de noche. Ya q no nadie me da una solución para q se me regule la producción. Hay gente q no ha podido dar por falta de leche pero por exceso nunca no había oído. Pero bueno seguimos al pie del cañón hasta q podamos… Un saludo.

  6. Enhorabuena Teresa,
    Es maravilloso leer tu experiencia la cual compartoy practico al 100%, mi peaueña Inés tiene dos años y medio y ambas esta os FELICES de continuar con la Lactancia.

    Es un regalo compartir estos mágicos momentos

    Mil besos

    Nat&Inés

  7. Hola Teresa! Qué bien trasmites la magia de la lactancia… lo comparto totalmente. Y aunque el tema no eran las cesareas he conectado totalmente contigo por esa parte. Tengo 3 cesareas: las dos primeras fueron como tus primeras… y qué mal se pass despertándote en uba sala fría y sola, lejos de tu bebé y de tu pareja. La tercera me pasó como a ti: dí cn un hospital maravilloso donde practican cesareas respetuosas y donde de verdad disfrutas de ese maravilloso momento donde te encuentras piel con piel con tu bebé. En mi caso fue en Puerta de Hierro y de verdad qu fue algo maravilloso. Los.dos juntos recibiendo a nuestro pequeño y él acurrucándose en mi.pecho…. indescriptible, de verdad. Mil gracias por volvermelo a traer a mi memoria! Un besote!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

you may like this post