mi cesárea humanizada

Screenshot_2016-02-23-23-38-49-1

Hoy Mateo cumple 2 años y que mejor momento para compartir con vosotros como fué ese día.

Pablo nació por cesárea, Jaime nació por cesárea, Casilda llego en avión.

Cuando me quede embarazada de Mateo tenia claro lo que no quería. No quería estar sola en el quirófano, no quería tener los brazos atados mientras nacía mi hijo, no quería verle de lejos y pasarme separada de él horas, no quería que le dieran otra leche que no fuera la mía.

Screenshot_2016-02-24-00-51-45-1-1

 

Mis posibilidades de tener otra cesárea eran muy grandes así que busque un hospital que practicara cesáreas humanizadas y lo encontré, el 12 de Octubre de Madrid.

Recuerdo la pregunta de la matrona ¿tu quieres parir?, dijo, y yo pensé, imposible.

Me animaron a esperar, a confiar, y a ponerme de parto yo sola.

Por alguna razón, que de momento no comprendo, Mateo no quiso nacer por mi vagina. Yo le hablaba y se lo explicaba todo, me relaje y desee con todas mis fuerzas sentir las contracciones pero nada.

Ya de casi 42 semanas mi útero no aguantaría mucho mas así que tomamos la decisión de realizar una cesárea.

Screenshot_2016-02-23-23-39-39-1-1

El 24 de febrero del 2014 ingrese en el hospital. Esta vez todo seria diferente.

No estuve sola, Carlos me acompaño en todo momento, no me sujetaron las manos y así pude coger a mi hijo en cuanto nació, fui la primera en abrazarle y en besarle.

El equipo me respeto y supo entender lo importante que era para nosotros ese momento. Recuerdo que al entrar en quirófano me puse a llorar, quizás porque sabia que eran mis últimos momentos de embarazada de mi vida, me consolaron y me animaron a tomarme el tiempo que necesitara pero que tenia que estar contenta.

Después de tres hijos Carlos y yo estaríamos juntos por primera vez viendo nacer al cuarto.

A los pocos minutos de nacer ya estaba enganchado a mi pecho. Mateo nació sonriendo y yo estoy segura que fue porque vino al mundo con un madre tranquila y mucho mas feliz que en las anteriores cesáreas.

Aunque sea una intervención quirúrgica no debemos olvidar que se trata del nacimiento de nuestros hijos y es un momento que debe ser tratado con respeto y mucho cariño.

 

 

IMG-20150512-WA0008

“Cambiemos la forma de nacer y cambiaremos el mundo”

PH DSC_5537

Muchas felicidades hijo.

Gracias por regalarme una experiencia tan bonita y emocionante.

 

 

/ / / /

13 comments

  1. Que bonito que hayas podido estar con Mateo en seguida…me he emocionado la verdad! Yo considero que una Cesaría también es parir porque igualmente estamos dando vida…lo que falta son profesionales como los que tu has encontrado …enhorabuena! Y felicidades a Mateo q cada día esta mas lindoooo… Me encanta tu familia!

  2. Que bonita experiencia, y que genia que lo cuentes, se pueden hacer cesáreas así de bonitas, con los papás al lado, dando pecho, tocando a tu bebé..
    Felicidades Mateo por tu segundo cumpleaños y a ti mamá.
    Un besazo

  3. Qué envidia….felicidades por vivir así tu última cesárea…
    Yo sólo tengo un hijo, y nació por cesárea. Mi experiencia no se la recomiendo a nadie. De lo más triste que me ha pasado nunca….
    Entiendo tan bien lo que dices…sentirse tan sóla en un momento en que debería ser de máxima felicidad…
    No poder coger a tu hijo… cómo puede haber equipos médicos tan deshumanizados…
    Sabes,al nacer mi hijo la infermera tuvo la brillante idea de plantarme su reloj delante de las narices, a mi, que odio los números, que no me importan para nada las cifras…en ese momento yo sólo quería tocar, besar, oler, sentir a mi hijo….
    Y ya ni te cuento las horas de espera en el postoperatorio, escuchando conversaciones estúpidas….
    Me alehra saber que en algún hospital alguien piensa.
    Llegué aquí por IG, con tiempo leo más entradas….preciosas fotos!!!!!
    😉

  4. que maravilla de experiencia Teresa!!
    yo tengo dos niños (niño y niña) los dos nacidos por cesárea, y tambien viví esto de estar atada sin ni siquiera poderlos tocar ni abrazar, sola en el quirofano sin mi pareja, estar dos o tres horas en reanimacion,…y lo pasé fatal…sólo queria que el tiempo pasase lo mas rapido posible para ver a mi niño/a y estar a solas con mi pareja y el niño/a en la habitacion.
    No se si voy a tener más niños, pero leer que hay esta opcion de cesarea y lo que cambia respecto a las cesareas convencionales, me anima (si alguna vez se da el caso) a pedir en el hospital algo similar o lo más humanizado posible.
    preciosa escrito y muchisimas felicidades a Mateo

  5. Lo primero felicitaros a los 2. Me he emocionado al leerte. Ojalá cada día haya más cesáreas así. Y más partos respetados también. con vuestro permiso lo comparto.

  6. Hola Teresa
    Me llamo Marta y tengo dos hijas nacidas por partos vaginales, el primero instrumentalizado.
    Cuando leo todas las críticas/quejas a los procedimientos médicos en partos y cesáreas me siento extraterrestre porque no os entiendo.
    Para mí el parto es lo de menos, el cómo quiero decir; lo importante es el BEBE, que nazca lo mejor posible sea por dónde sea.
    No entiendo por qué hay que diferenciar todo el rato: parto natural o cesárea; para mí el acontecimiento es el nacimiento de un bebé y punto.
    Dejemos de florituras e idealizar momentos que lo único que hacen es crear expectativas o entorpecer a los médicos en un momento tan importante.
    Leo mucho lo de qué las madres que les hacen cesárea también son madres: por supuesto! Madre es toda mujer que tiene un hijo sea cómo sea y nazca como nazca; antes no se hacían esas diferencias.
    La culpa de todo esto, a mi entender, la tenemos las mujeres que nos empeñamos en hacer tipos de madres, tipos de partos, tipos de alimentación.
    Un parto son unas horas y vivir con nuestros niños por suerte es toda la vida, dejemos a los médicos hacer.
    Espero que mi opinión no ofenda a nadie.
    Saludos

    1. Hola Marta, gracias por tu comentario. Aquí puede escribir todo el mundo lo que piense siempre que sea con respeto.
      Tengo que decirte que no estoy de acuerdo contigo.
      Claro que hay diferencias entre una forma de nacer u otra. Y si, yo creo que la forma de nacer puede marcar nuestras vidas.
      Precisamente porque esta naciendo un bebe debemos respetar y cuidar ese momento. Esta claro que lo mas importante es que el bebe nazca bien, pero no solo físicamente.
      Ojala todos los bebes nacieran sin sentir nada desagradable derivado de una intervención innecesaria no crees?
      Los medico no deberían entorpecer a las madres, a las familias, vivir el nacimiento de un nuevo hijo con todo el amor que merece ese momento.
      Y claro que madres somos todas, te lo dice una que tiene una hija adoptada.
      No hace falta parir a un hijo para ser madre.
      Solo pido respeto y un poco de humanidad. Seamos mas criticas y defendamos nuestros derechos y los de nuestros hijos nazcan de la manera que nazcan.
      Un saludo. Teresa

  7. Hola Teresa! Nunca nos hemos visto pero de tanto ver fotos de tus niños y leeros me parece que es como si t conociera un poquito… Lo primero enhorabuena por haber conseguido tu parto como tu querías (o casi) y x contarlo tan bonito; al leerte me han entrado ganas de contarte minexperiencia… Como tú, tengo 3 cesáreas, la primera fue una urgencia horrible y sólo puedo decir cosas buenas de los profesionales que nos atendieron tanto a mí como al niño. En situaciones así está claro que lo más importante es hacer lo posible porque el bebé esté bien y las demás cosas pasan a un plano muy muy secundario. Fue una anestesia general y los recuerdos que tengo no son nada buenos. En el segundo embarazo queríamos intentar un parto vaginal, pero las cosas se volvieron a complicar y al final el miedo pudo más y elegimos otra cesárea sin ni siquiera pararnos en los “detalles”; manos atadas, sin mi marido, sin tocar al niño cuando nació y 24h separados y sin poder darle el pecho xq “yo necesitaba descansar” aunque no recuerdo sentir ningún cansancio, la verdad. Pero otra cez se imponía el bienestar de él. La tercera vez sí que lo tenía claro, tan claro como tú. Quería intentar un parto vaginal respetado, hice mi plan d parto y me preparé todo lo que pude, pero igual que Mateo, Martín no quiso salir en su momento y cuando ya no se podía esperar más, asumimos la tercera cesárea. Sin embargo en Córdoba no hay ningún hospital donde permitan las todas esas “cosas raras” que pedíamos. Otra vez el padre fuera del quirófano con todo su miedo para él, otra vez atada y otra vez la separación. Cuando pedí que al menos le dejaran hacer piel con piel con el padre todos me miraron raro, así que el niño al nido y yo a reanimación.
    No sé ni porqué te estoy contando todo esto pero al leerte he sentido que tú entenderías la espinita que se me quedará siempre de ser la prinera en abrazar a mis niños… Eso sí, yo no me he despedido de la sensación de estar embarazada y ojalá haya una próxima vez en que las cosas hayan cambiado algo en nuestro hospital.
    Y por último hay otra cosa que me remueve por dentro siempre que veo fotos de tu preciosa familia, mi viejo deseo de adoptar… Estoy deseando que otro día nos cuentes también esa historia!
    Un abrazo y gracias x compartir

  8. Hola,
    Buf, al leerte me he sentido identificada, también tengo tres cesáreas de tres nenes, tres bombóncitos, el primero, como primeriza e inexperta me guié por los médicos y ni siquiera intentamos parto vaginal, según ellos el niño era grande y yo bajita y con cadera estrecha, como todo es nuevo y tienes mucha ilusión por ver a tu bebé no me marcó mucho la recuperación, con el segundo intentamos parto vaginal, después de contracciones, rotura de bolsa y llegar a dilatar hasta 8 cm. Y super contenta porque creí que lo iba a conseguir, acabé entrando llorando en quirofáno, llorando porque sabía lo que me esperaba y llorando porque mi ilusión era tener más niños y sabía que esa cesárea limitaba ser madre otra vez, la segunda cesárea fue complicada, por estar mal cicatrizada la anterior, no dejaron entrar a mi marido por muchos escritos q hicimos y una vez más estuve sola rodeada de médicos, pero hubo un tercer embarazo con una tercera cesárea prigramada, una vez más llorando y con muchos miedos, si la segunda fue mala esta vez fue mucho peor, al finalizar todo me quedé sin respiración y luché por respirar hasta que lo conseguí, me fracturaron una costilla y se me paralizaron los intestinos, sin poder comer ni ir al lavabo los siete dias que estuve ingresada, intenté que fuera lo más humanizada posible, no dejaron entrar a mi marido, ni conseguí que me dejaron las manos libres, lo que si consegui fue ver a mi bebé con el cordón umbilical aún unido a mi, y que esperarán a cortarlo….

  9. Hola soy de Chile y la verdad es que no me habia percatado del contexto humanizado de las cesáreas. Mi hijo nació por una de ellas, si bien no fue la primera opción llegue a ella luego de 9hrs de trabajo de parto, por alguna razón mi hijo no quiso salir y tuvimos que recurrir a quirófano, tenia tanto miedo que la matrona que me asistió me dió un gran apretón de mano y me felicito por aguantar el dolor de cada contracción inducida y luchar hasta el final por un parto natural, sin embargo el equipo de doctores que me acompañó fue de maravilla… Me tranquilizaron y inmediatamente mi hijo salió, tuve la oportunidad de hablarle y besarlo… Eso es impagable.
    Comparto con cada mujer esta experiencia porque cada una en su vivencia la hizo única y la valentía en ellas hace admirar nuestra naturaleza.

  10. ¡Qué bonito! Ay, me alegro de que poco a poco se vaya entendiendo en este país la importancia que tiene esto de la maternidad y el momento tan especial que es tener un hijo, sea como sea. Tener ahí a tu pareja, compartir estos momentos y sobre todo, dejarle a él también estar para vivirlo contigo, es una cosa fantástica. Javi no llegó al nacimiento de Hugo porque lo tuve casi en el pasillo camio de la epidural y tenemos ahí los dos una espinita grande. ¿Quizás deberíamos quitárnosla con un tercero? (es broma). En fin, que me ha encantado tu relato y ya sabes que enamoradita estoy de esos rizos en la interné.

  11. No sabes como se me han inundado los ojos de lágrimas, me ha encantado leer esta entrada pero sobretodo la manera en que lo has transmitido. Estamos en el intento de ser papás, siempre he querido pero la vida a veces te hace esperar. Me has hecho sentir la ternura, sin conocerla, de sentir esa piel de tu bebé, esa sensación de acariciarle y besarle. GRACIAS porque me has hecho feliz, pero sobretodo porque me has hecho imaginar. Pronto contaré como será el nuestro.
    Felicidades por esos soles y a disfrutar!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

you may like this post