Querido papá

Querido papá:

Solo quer

a agradecerte que me hayas cuidado tan bien, y eso que aun no he nacido.

Se que ya le estas haciendo, como si fueses Superman, ni siquiera dejas que mamá coma sushi. Pero necesito pedirte un favor. Atención, es sobre los chicos.

Por que verás, naceré niña, y eso quiere decir que para cuando cumpla 14 años, los chicos de mi clase me habrán llamado puta, zorra, perra, y muchas otras cosas. Solo es una broma, cosas de chicos. Así que tu no te preocupas, y lo entiendo. Quizá tu hiciste lo mismo cuando eras pequeño, intentando impresionar a otros chicos. Estoy segura de que no tenias mala intención. Pero habrá personas que no entenderán el chiste, y aunque no te lo creas, no serán las chicas, serán algunos chicos. Así que para cuando tenga 16 años, un par de chicos habrán intentado meterme la mano en el pantalón mientras estoy tan borracha que no me tengo de pie. Y aunque yo diga que no, ellos solo reirán, es divertido, ¿verdad? Si me vieras, papá, te daría vergüenza porque estoy realmente borracha. No me extraña que para cuando cumpla los 21, y de camino a casa en un taxi conducido por el hijo de un tipo con el que nadabas todos los miércoles. El tío que siempre contaba los chistes ofensivos, pero eran, por supuesto, solo chistes, así que reías. Si hubieras sabido que su hijo iba a acabar violándome le habrías dicho que se controle. Pero como ibas a saberlo, era solo un niño, contando chistes raros, y tampoco es que fuese asunto tuyo. Tu solo intentabas ser simpático. Pero su hijo, que creció con estos chistes, se convirtió en asunto mío. Finalmente conocí a Mr. Perfecto y, papá, tu estabas tan contento porque, de verdad, me adora. Y encima es inteligente, tiene un buen trabajo, y durante todo el invierno ha ido a esquiar tres veces a la semana, como tu. Pero un día deja de ser Mr. Perfecto y no se por que. Espera, ¿acaso es una paranoia mía? Hay una cosa que no se, yo no soy la típica víctima. Me educaste para ser una mujer fuerte e independiente. Pero una noche parece que todo es demasiado para el, el trabajo, los suegros, la boda que se acerca, y me llama puta, justo como tu hiciste en el colegio una vez. De pronto, otro día me pega. Quiero decir, me he pasado mucho, a veces puedo ser muy cabrona. Seguimos siendo la mejor pareja del mundo y estoy muy confundida, porque le quiero, pero le odio, y no estoy seguro de si he hecho algo mal, y de repente un día casi me mata. Todo se vuelve oscuro, aunque tengo un doctorado, un trabajo fantástico, mis amigos y mi familia me quieren, estoy bien educada. Pero nadie vio esto venir. Querido papá, este es el favor que quiero pedirte: Una cosa siempre lleva a otra, así que, por favor, páralo antes de que tenga opción de empezar. No dejes que mis hermanos llamen putas a las niñas, porque no lo son y un día, un niño puede pensar que es verdad. No aceptes chistes ofensivos de los chicos raros de la piscina o incluso de los amigos, porque detrás de cada chiste siempre hay algo de verdad. Querido papá, se que me defenderás frente a leones, tigres, pistolas, coches e incluso frente al sushi sin siquiera pensar en el peligro que corre tu propia vida. Pero papá, naceré niña. Por favor, haz todo lo que puedas para que eso no sea el mayor peligro de todos.

El video que acabas de ver lo publico CARE Norway en diciembre de 2015 para ayudar a dar visibilidad al hecho de que 1 de cada 3 mujeres sufre violevia fisica o verbal en algun momento de su vida. Si tienes hijas miralo, si tienes hijos, habla con ellos, si no tienes ni hijas ni hijos, compártelo. Si eres persona, da ejemplo. Intentemos entre todos que la siguiente generacion reciba una educion mejor que la que hemos recibido nosotros. 

 

*Me he tomado la libertad de hacer una traducción del texto.

/ / / /

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *